El chico de las bobinas

“Saber mucho de algo te ayudará a querer a tu profesión, y cuando eso suceda ya no será una profesión, será tu vida”

El chico de las bobinas
5 / 5 Mi nota
Argumento5
Narrativa5
Final5
Info
AUTOR: Pere Cervantes
EDITORIAL: Destino
PÁGINAS: 539
GÉNERO: Negro
FECHA RESEÑA: 5 mayo, 2020
Reseña

Son muchos los libros que me han acompañado durante esta extraña primavera que estamos viviendo y «El chico de las bobinas» fue de los primeros, ya que desde que supe que Pere Cervantes volvía a publicar lo estaba esperando con ganas. Así que hoy toca hablar de este magnífico libro que desde ya os digo que no me voy a cansar de recomendar. Reconozco que quizá tenga debilidad por Pere, pero mis motivos están más que justificados, es un gran orador y he disfrutado siempre en cada presentación, así como en cada visita a nuestro club de lectura Cosas & Musas y ahora me toca esperar con muchas ganas a que vuelva a Nules para hablarnos de su última novela con la que creo que ha dado un paso gigantesco en su faceta literaria.

En la Barcelona de 1945 nos encontramos con Nil Roig un joven que ayuda a la economía familiar llevando bobinas de películas de uno a otro cine montado en su bicicleta. El día de su decimotercer cumpleaños es testigo de un asesinato en el portal de su casa y el fallecido le entrega un cromo de un actor de cine mientras pronuncia el nombre de su padre que ha desaparecido. De esta forma Nil se ve obligado a intentar averiguar qué relación existe entre ese cromo y su padre.

Ya había leído otras novelas de Pere y había disfrutado de su buen hacer como escritor, pero creo que con «El chico de las bobinas» se ha superado. En primer lugar, porque no es fácil y es muy arriesgado hacer un cambio de registro como él ha hecho, nos tenía acostumbrados a otra forma de escritura, pero le ha salido genial y aquí ha desplegado de forma magistral todo su poder narrativo con una prosa cuidada y sugerente en una novela difícil de catalogar. Una novela más madura en la que consigue adentrarnos en una historia dura de forma natural y reposada.

Uno de los puntos fuertes de la novela es la ambientación de esta. Esa Barcelona de la posguerra está retratada de forma soberbia, esos claroscuros, esa miseria, esa ciudad triste que va despertando de una guerra. Pere ha conseguido que me traslade allí como si estuviera viéndola por medio de fotogramas. Porque esta novela es un homenaje al CINE en mayúsculas, a esos cines de barrio que existían y que fueron desapareciendo, esos cines que sirvieron de refugio a muchos, a toda esa generación que sufrió los estragos de una guerra injusta e inmerecida, como todas.

Otro de los puntos fuerte son los personajes, los buenos y los malos. Una historia plagada de personajes inolvidables que el autor nos va presentando de una forma exquisita. La novela gira en torno a Nil Roig un niño al que acompañamos mientras se hace mayor y somos testigos de la vida de superación a la que se ha tenido que enfrentar al perder un brazo en un bombardeo. El personaje que más me ha llegado es Soledad, la madre de Nil. Antes decía que esta novela es un homenaje al cine, pero también a todas esas mujeres que víctimas de una guerra enseñaron a todos a sobrevivir, a luchar por sacar adelante un hogar con los pocos recursos de que disponía para que nunca faltara lo imprescindible, una mujer que se vio obligada a convivir con la ausencia de su marido y con la pérdida de una hija todo ello por culpa de la guerra. Pere ha creado estos magníficos personajes para deleite del lector, pero también a un malo malísimo Víctor Valiente es el antagonista de esta novela, ese inspector de policía que he odiado cada vez más a medida que avanzaba en la lectura, porque por cada uno de los poros de su piel rezuma maldad y también cobardía, fiel reflejo de una sociedad cruel y muy violenta.

«El chico de las bobinas» está estructurada en cuatro partes ubicadas temporalmente en los años 1945, 1947, 1949 y 2021. Podríamos decir que es una novela coral, en la que por medio de un narrador en tercera persona somos testigos de las vivencias de cada uno de ellos y por último un epílogo en el que por medio de un narrador en primera persona conocemos algo más de la vida de nuestros personajes.

No puedo dejar de pasar por alto el ingente trabajo de documentación que hay detrás de esta novela, tras su lectura soy capaz de entender el hecho de que Pere haya tenido que dedicarle tanto tiempo a «El chico de las bobinas». No solo por conseguir reflejar la Barcelona de la época sino también por la creación de unos personajes fieles a la misma, nos habla de estraperlo, de espionaje, de policía secreta, del tráfico ilícito de obras de arte, de prostitución…una gran variedad de temas que van apareciendo por las páginas de esta novela que se tiñe del color sepia de esa época.

«El chico de las bobinas» consta de una trama muy bien urdida, sólida que te mantiene atrapado, pero en las que a pesar de la dureza de algunas partes ya que somos testigos de escenas de tortura que te harán apartar la mirada del libro, te hará disfrutar de su lectura.

Desde este rincón dedicado a hablar de libros os recomiendo encarecidamente «El chico de las bobinas» porque sé que vais a disfrutar, os van a enamorar algunos de sus personajes, a otros quizá los odiéis, pero indiferentes no os van a dejar al igual que tampoco lo va a hacer la historia de Nil, una vida marcada por un ambiente de miseria y triste pero donde el cine le aguarda momentos mágicos sobre todo en la librería La Gran Mentira.

3 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *