Soledad

Hoy os quiero hablar de “Soledad” de Víctor Català publicado por Trotalibros. “Soledad” obra maestra de las letras catalanas, publicada en 1905 es considerada una obra cumbre de las letras catalanas y esta edición es una preciosidad.

Víctor Català es el seudónimo empleado por Caterina Albert para firmar sus obras. Nace en 1869 en La Escala, Girona y en lugar de resignarse al destino previsible para las mujeres de la época nunca se casó y se entregó a actividades artísticas como la pintura, la lectura y la escritura. Con la obra “La infanticida” ganó los Juegos Florales de Olot en 1898. El hecho de que no asistiera a recoger el premio, unido a la inmoralidad de la obra y a la revelación de que había sido escrito por una mujer, hizo que el jurado le retirada el galardón. A partir de entonces, Caterina adoptó el seudónimo de Víctor Català para firmar todos sus textos.

Mila, recién casada con Matías, un hombre al que apenas conoce abandona su hogar para seguirle a una remota ermita encarada en una escabrosa montaña. Cuando Mila llega conoce a Gaietá un pastor maduro y muy sabio con el entablará una entrañable amistad. Mila descubre que su marido no es lo que ella esperaba, es un hombre vago que solo le gusta dormir y comer así que ella encontrará refugio en el pastor que se convertirá en su consejero.

Si alguien busca una novela en la que estén pasando cosas continuamente este no es su libro. En Soledad hay muy poca trama, el paisaje es el protagonista absoluto. Mila va buscando quién es ella y qué quiere en su vida, busca como enderezar su vida y el paisaje montañosa le va acompañando.

Una novela muy valiente para la época en la que se escribió y se publicó, pues no se trata sólo de la lucha por la independencia de la mujer, sino también de la indefensión de la mujer en un mundo rural y en una sociedad patriarcal como la de la época. Mila va dejando detalles de ello y la vamos acompañando en su soledad .

Esta obra fue escrita originariamente en catalán bajo el título de Solitut Una curiosidad de la novela es que cada personaje tiene su propia voz y aquí cobra gran importancia el papel de la traductora ya que el pastor habla con un dialecto inventado por la propia autora en catalán pero que en esta edición en castellano está perfectamente creado y traducido dando a entender esa variedad idiomática tan enriquecedora.

La pluma de Caterina Albert te envuelve y te traslada a la atmósfera en la que vive la protagonista empatizando fácilmente con ella. Soledad explora la psicología femenina en ese ambiente rural y luchando en esas montañas que le acompañan. El final de la novela, el último capítulo, es una maravilla. La fuerza, rabia y esperanza del final da sentido a todo lo que ocurre en la novela.

Tengo que admitir que es una lectura exigente con el lector, que incluso en algunos puntos puede llegar a ser densa, y que en mi caso me saca completamente de mi zona de confort. Hace poco leí que hay que entender que esta lectura no busca el entretenimiento si no la belleza literaria. Eso define muy bien esta gran obra.

Vera

Este mes he leído «Vera» de Elizabeth von Arnim rescatado por Trotalibros editorial que tengo que reconocer que está construyendo un catálogo maravilloso, digno de poseer en cualquier biblioteca que se precie.  «Vera» fue publicado en 1921 inspirado en la propia experiencia de la autora y publicado anónimamente y tengo que reconocer que es uno de esos clásicos que deben ser leídos.

La joven e inocente Lucy acaba de perder a su padre, algo más que un padre ya que compartía con él sus días, era su única compañía y tras su muerte siente un vacío inmenso. Lucy se encuentra en el jardín de la casa cuando ve aparecer a Everard Wemyss, un apuesto y maduro caballero que acaba de perder a su mujer en un trágico accidente. Wemyss se interesa por la joven y poco a poco va intimidando con ella hasta proponerle matrimonio. Lucy, confundida y desamparada decide aceptar. Pero la sombra de la primera esposa de Wemyss, Vera, estará presente en todo momento y las dudas acerca de su fallecimiento los acompañarán.

Cuando me puse a escoger la lectura para esta sección de este mes de junio no tenía muy claro qué leer, la falta de tiempo me obligaba a escoger lecturas sencillas y sin mucha complicación, pero hace ya bastantes meses que este libro estaba en mi estantería esperando su turno y decidí que era el momento. Siempre me da respeto leer un libro de corte clásico, pienso que la lectura será compleja, que me costará comprender ciertas partes, pero esta lectura ha sido un gran acierto.

La primera parte de la novela trata sobre la relación entre ellos dos, como se van conociendo, como es el periodo de cortejo y ya desde ese momento empezamos a vislumbrar que hay algo que no acaba de cuadrar, algo raro, algo incómodo. Posteriormente pasamos a la boda, la luna de miel y la llegada a The Willows, la casa de recreo de Wemyss donde van a ocurrir el resto de hechos trascendentales.

A priori podríamos decir que la estructura de la novela es sencilla, no profundiza en los personajes, ni en la ambientación, pasa de puntillas por todos esos detalles pero que una vez finalizada y analizada la novela te das cuenta de que no son necesarios, de que lo que realmente la autora quería contar queda claramente plasmado.

Los personajes de la novela son pocos, de hecho, hay tres: Everard, Lucy y Dot, la tía de ella. La autora ha demostrado una gran capacidad de elaboración y construcción con detalle dotándoles de identidad y de voz propia ya que vamos conociendo a cada uno de ellos. Hay secundarios que no aportan mucho a la trama, pero no quiero dejar de nombrar a las criadas que trabajan en The Willows tienen una escena sublime, que me ha encantado y por supuesto, Vera, personaje que desde el inicio del libro sabemos que ha fallecido pero que está tan tan presente.

No puedo acabar sin nombrar la comparación que se está haciendo de esta novela con “Rebecca” de Daphne du Maurier. Yo no puedo hacer tal comparación porque no la he leído, puede que algún día lo haga, pero lo que tengo claro es que serán historias distintas contadas por autoras diferentes y es posible que algo tengan en común, pero creo que no es necesario para poder analizar esta novela.

En definitiva, «Vera» es una novela que me ha gustado gracias a una narración sublime que avanza poco a poco, pero sin pausa con una atmósfera asfixiante que va avanzando hasta llegar a un final que para mí es sublime, un final escalofriante en el que descubres el qué pero no el cómo, algo que a algunos lectores no gustará. Un thriller psicológico que os recomiendo leer por ser una trama perturbadora, angustiante y asfixiante que traspasa las páginas del libro.

Pinocho

En mi sección de clásicos mensuales este mes de marzo he leído “Pinocho” de Carlo Collodi con ilustraciones de Simone Rea que pertenece a la colección clásicos ilustrados de Alma Editorial.

Pinocho es uno de los grandes clásicos de la literatura italiana, una obra esencial que mezcla la crueldad con el humor y la fantasía. Una historia que quizá conozcas por algún cuento infantil o hayas visto alguna película pero que te invito a leer en profundidad, seguro que te sorprende como me ha pasado a mí.

Pinocho es un libro que se publicó por primera vez en 1882 en un periódico. Es de ese tipo de clásicos que se publicaban por fascículos. Dentro de los clásicos infantiles es uno de los más leídos, por esa razón ha sido traducido a más de 250 idiomas y dialectos.

El libro empieza con la visita de Geppetto a un carpintero al que le pide un trozo de madera para fabricar un muñeco, un muñeco especial. De esta forma empieza la aventura de Pinocho, una marioneta un tanto especial. La verdad es que Pinocho es bastante travieso desde el primer momento y nada más cobrar vida empieza a meter en problemas al bueno de Geppetto. Así se ve envuelto en multitud de aventuras que le llevan a pasar por malos momentos, pero aprende de sus errores y poco a poco se va convirtiendo en un niño responsable.

Pero Pinocho no estará solo en esta aventura, sino que vive rodeado de multitud de personajes de todo tipo: Grillo hablador, Cangrejo resfriado, Papa­gayo del Campo de los milagros, Mirlo blanco, Luciérnaga camarera, Marmota del piso de encima… que no siempre le ayudan mas al contrario le llevan por caminos tenebrosos y parecen haberse unido para hacerle la vida imposible a nuestra marioneta. Pinocho empieza quemándose los pies en el brasero, está a punto de ser arrojado al fuego, varias veces está a punto de ahogarse, le roban las monedas de oro y es el quien acaba en la cárcel incluso está al borde de ser metido en un ataúd y de enterrarlo.

Al final la marioneta Pinocho aprende de sus errores, enmienda su inconstancia y se convierte en un ser humano de provecho responsable gracias a los buenos consejos del Grillo Parlante, que es la voz de su conciencia, y los desvelos de Geppetto y el Hada, que personifican el amor paterno y el materno, respectivamente.

Por tanto, Pinocho es una maravillosa parábola que ha perdurado en el tiempo, es uno de esos libros que no debe faltar en ninguna biblioteca y que todo el mundo debería leer. Un clásico de la literatura que podéis encontrar en multitud de ediciones preciosas. La de la editorial Alma cuenta con unas ilustraciones bellísimas que dotan a nuestro muñeco de vida, que le hacen casi humano y que hacen que la lectura de este libro sea un momento precioso. Un libro para disfrutar a cualquier edad.

 

Romeo y Julieta

En este mes de febrero no podría haber elegido para mis lecturas de clásicos otro que no fuera “Romeo y Julieta” una de las novelas más conocidas y con más ediciones que existen en el mundo. Romeo y Julieta es una de las obras de teatro más conocidas de William Shakespeare, concretamente una tragedia que publicó en el 1597.

Romeo es un joven que vive en Verona que está obsesionado por el amor de una mujer tremendamente bella: Rosalina. Su amor es tal que le impide comer, vivir o dormir en paz, ya que ella no le corresponde. Sin embargo, sus amigos, Benvolio y Mercucio, le convencen de asistir a la fiesta de sus enemigos: los Capuleto, disfrazados con máscaras. Según ellos, es imposible permanecer tan enamorado de una sola mujer, y están convencidos de que allí Romeo encontrará a otra más bella. A regañadientes, Romeo acude al baile. Y para su sorpresa, efectivamente se queda prendado de una belleza superior: la joven Julieta.

Julieta, sorprendida por las dulces palabras del joven que se le acerca, también siente el flechazo del amor en un sólo golpe de vista. Y cuando esa noche Romeo acude a su balcón y le promete amor eterno, decide entregarle su mano. Con la ayuda de Fray Lorenzo, los jóvenes se casan en secreto, pero la enemistad entre sus familias se interpondrá en su amor y acabará arrastrando la tragedia que desde el principio se mascaba.

Al analizar esta obra lo primero que me encuentro es que la trama no es tal y como yo pensaba. Al ser una novela tan conocida todos creemos tener una versión clara de lo que pasa pero para nada es así. Investigando un poco he descubierto que Adaptaciones y readaptaciones para adecuarla a todos los públicos, han acabado por agilizar una obra que ya de por sí era sencilla para la época. Cuando Shakespeare escribió la obra de teatro, los papeles de las mujeres los interpretaban los hombres.

Para mi lectura me he vuelto a decantar por una novela ilustrada y he escogido la de Alma editorial, una edición preciosa, con unas ilustraciones magníficas que ayudan en su lectura sobre todo a los que no estamos acostumbrados a leer teatro y las imágenes que acompañan el libro son bellísimas y ayudan a meterse de lleno en la historia.

El amor marcó la vida de nuestros personajes, fue el inicio de un cambio en su forma de ver las cosas y que marcó su vida y la de sus familias. Hay que leer los clásicos con la mirada puesta en la época en la que se desarrollan los hechos, es difícil imaginar su situación pero creo que la precipitación y la juventud de los personajes les llevó a cometer actos que luego desencadenaron una tragedia. Imagino que la situación les superó y que mirando con otros ojos y desde la lejanía del momento ese amor creo que no continuaría. Pero Shakespeare escribió una obra maestra donde el amor es el protagonista y evidentemente es una obra genial ya que en el año 2022 seguimos leyéndola y aprendiendo con ella.

Centrándome en la prosa del autor es innegable decir que es un maestro de las figuras retóricas, de expresar mucho con pocas palabras, de encontrar las palabras adecuadas para cada momento. Es imprescindible leer a Shakespeare para entender la literatura. Quizá esta no sea su obra más completa pero me ha gustado acercarme a ella con ojos de adulo.

“Romeo y Julieta” siempre estará y perdurará como una historia dramática de amor, de un amor trágico, de uno de esos amores que te llevan a cometer locuras sin pensar mucho. A día de hoy puede que cueste entenderlo o que poca gente actuaría de esa manera.

En definitiva, “Romeo y Julieta” es una obra que sacude el alma, que encoge el corazón y que se lee con interés aun sabiendo el final. Es una obra literaria magnífica que os animo a leer o releer porque en cada momento tu visión de los hechos es distinta, todo depende de las gafas que te pongas para leerlo. Un clásico de la literatura que no debe faltar en ninguna biblioteca.

Cuentos de los hermanos Grimm

Este año 2022 he decidido, por fin, empezar a leer literatura clásica, es decir, esos libros que han permanecido a lo largo del tiempo y que siempre, generación tras generación, vuelven a ser leídos y reeditados. Para mí era una asignatura pendiente desde que empecé con el blog y quería buscarle el hueco correspondiente y este año me apetece dejar de lado algunas lecturas contemporáneas, novedades…y leer un clásico cada mes. Ese es mi reto: leer doce clásicos este año, uno por mes y evidentemente pasarme por esta sección creada ex profeso para hablaros de ellos.

Y la gran duda era ¿por dónde empezar? Es cierto que ya he leído grandes clásicos de la literatura en mi época de estudiante, pero esa lectura no era como las que pretendo hacer ahora. En este momento quiero hacer una lectura detallada, minuciosa, analizando lo que leo, espero poder hacerlo y hacerlo bien.

Muchas veces asociamos la lectura de los clásicos con novelas complejas y de un número considerable de páginas, pero, la realidad es que te puedes encontrar un poco de todo y lo mejor para ello es empezar por cuentos o libros de relatos que creo que nos pueden dar ese empujón necesario para poco a poco entrar de lleno en los grandes clásicos. Otro detalle que me parece fundamental es la elección de la edición, como son libros que se han reeditado en tantas ocasiones no hay problema para buscar y buscar hasta encontrar esa edición que más te llame la atención tanto por su formato como por su traducción. En mi caso creo que me voy a decantar por los clásicos ilustrados, que además de hacer más entretenida la lectura hay ediciones preciosas que me encantará tener en mis estanterías.

Me decidí por esta edición porque desde pequeña he leído y me han contado algunos de los cuentos más famosos que podemos encontrar, pero dentro de los cuarenta cuentos que aquí encontramos había muchos que desconocía y me ha encantado leer. Respecto a la edición elegida os tengo que confesar que esta colección de clásicos ilustrados es preciosa, cuenta con multitud de detalles y ayuda a que la lectura sea más entretenida.

Centrándome en el contenido del libro he disfrutado releyendo cuentos que ya conocía, pero he descubierto que mi imaginación de niña fantaseaba con príncipes, princesas y duendes y el final del cuento y el mensaje que hay en su interior dista mucho de lo que ha entendido mi yo adulta. También me ha gustado leer algunos cuentos que desconocía y descubrir historias nuevas que podré contar a futuras generaciones.

Si tuviese que elegir mis cuentos favoritos podría decir, aunque no es una fácil elección entre tanta variedad… Hansel & Gretel sería de los primeros en nombrar, aunque también he descubierto otros como “el Pescador y su mujer” que me ha gustado mucho.

El libro se lee de forma muy rápida ya que la mayoría de los cuentos no tienen una extensión mayor de las ocho páginas, hecho que permite que leas más de uno cada día. Consta de un extenso índice con todos los cuentos que contiene.

Así que no me queda más que recomendaros esta lectura especialmente a las personas que disfruten leyendo relatos cortos y también les gusten las historias de hadas. También sirve como en mi caso de punto de partida para adentrarse en la lectura de clásicos. Es un libro adecuado para niños y mayores que seguro se enamoran de estas historias. Y, por último, no puedo dejar de mencionar la preciosa edición de Alma con su portada de color verde que estéticamente queda genial con el interior del libro. Os dejo por aquí el enlace a la página de la editorial para que echéis un vistazo a todos los libros que conforman esta colección.