El bucle infinito

“La ignorancia puede convertir en maldito algo celestial”

El bucle infinito
5 / 5 Mi nota
Argumento5
Narrativa5
Final5
Info
AUTOR: Isabel Martín
EDITORIAL: Ediciones B
PÁGINAS: 528
GÉNERO: Thriller
FECHA RESEÑA: 18 febrero, 2021
Reseña

“El bucle infinito” es la primera novela que leemos de Isabel Martín y estamos seguros que no será la última ya que, según hemos podido averiguar, está trabajando es una segunda parte de esta magnífica novela. Isabel Martín es periodista y escritora por lo que se ha relacionado casi siempre con editoriales o con la corrección de textos, habiendo también participado en diversas antologías de relatos de escritores noveles como "Qué mala suerte tengo con los hombres" y "Cuentos para leer en el metro". En 1999, Isabel Martín fue finalista del Premio La Sonrisa Vertical con la obra “Allegro nada moderato”, a la que siguió "La Curandera de Atenas", su segunda novela.

“El bucle infinito” presenta una estructura muy novedosa y calculada con una perfección matemática por Isabel Martín. De este modo, “El bucle infinito” cuenta con dos tramas distintas y bien separadas que, sin embargo, se desarrollan en paralelo y en tiempos diferentes para terminar por encontrarse y coincidir tanto en el tiempo como en el espacio.

“El bucle infinito” se pone en marcha cuando, en el año 2015, a manos de Julia Serrietz llega un viejo legado que ha pertenecido a su familia durante siglos. Se trata de un misterioso libro centenario que ha permanecido oculto, cerrado y sin poder ser leído hasta que, por herencia, acabara en manos de una mujer. Esta mujer es Julia Serrietz, una física teórica que, a pesar de poder interpretar buena parte de las fórmulas y contenidos de este manuscrito, tendrá que contratar y recurrir a Miguel Saguar, un gran historiador y uno de los más prestigiosos restauradores de libros antiguos, para poder restaurar, transcribir y descifrar los mensajes que contiene el libro. Julia sabe que el libro que tiene en su poder oculta secretos muy valiosos, por lo que no está dispuesta a perderlo de vista ni un solo segundo, convirtiéndose así en la sombra de Miguel Saguar. Fruto de esta labor conjunta por restaurar y descifrar el contenido del libro, ambos emprenderán una investigación que desembocará inesperadamente en un viaje en el tiempo para trasladarse hasta la Salamanca de 1543.

¿Os podéis imaginar como dos personas de nuestro tiempo pueden afrontar y acostumbrarse a situaciones que fueron superadas culturalmente hace mucho tiempo? ¿Cómo se enfrentarán y sobrevivirán a la falta de higiene y de comodidades, a enfermedades y guerras, a la escasez de alimentos o a la represión religiosa e ideológica?

Mientras esto sucede, en una inclemente noche de invierno del siglo XVI, Sabina, una jovencísima curandera con visiones enigmáticas, es compelida a abandonar su aldea para acudir al Convento Santa María de la provincia de Salamanca por petición expresa de la abadesa para tratar de curar a una hermana que tiene metido el demonio en su cuerpo.

El punto de arranque de “El bucle infinito” lo encontramos en la hipótesis de que la historia vivida por la humanidad no sea inamovible, es decir, que el pasado y el presente sean maleables y puedan estar sujetos a cambios, que un simple cambio con respecto a como fue nuestro pasado pueda generar cambios en el presente y en el futuro de una envergadura impensable.

Como os hemos adelantado, “El bucle infinito” cuenta con dos tramas totalmente diferenciadas para las que Isabel Martín se hace valer de narradores diferentes. Por un lado, seguiremos en primera persona a través de la voz y ojos de Miguel Saguar la aventura del regreso de nuestros protagonistas al pasado, mientras que por otro lado, empleando un narradora omnisciente seguiremos la vida del Sabina dentro de los muros del Convento Santa María.

Siendo una novela que nos ha encantado, queremos resaltar dos aspectos fundamentales para nosotros: 1) la perfecta ambientación recreada por Isabel Martín y la elección del siglo XVI para volver atrás en la historia, un momento de la historia en el que se empiezan a romper las leyes de la sociedad estamental, hubo un gran auge científico en astronomía, en óptica, en química, comenzaron a fabricarse medicamentos en el sentido moderno y, a la vez, fue un momento de gran represión ideológica contando con la Inquisición. 2) la tremenda evolución de sus protagonistas. ¿Cómo podría una mujer joven, científica y totalmente independiente del S.XXI enfrentarse a una sociedad donde sus opiniones no cuentan y cualquier atisbo de inteligencia está tachado de brujería y perseguido por la inquisición? ¿Cómo podrá un historiador tranquilo, bromista y cobardica enrolarse en buques con destino al nuevo continente y luchar en numerosas batallas?

“El bucle infinito” es una magnífica novela en la que el lector encontrará una gran mezcla de géneros: desde misterio, investigación, aventuras, pasando a ciencia ficción y una buena dosis de thriller, pero sin lugar a dudas, “El bucle infinito” es la historia de un viaje, de una búsqueda y de un amor que trasciende el tiempo que hará las delicias del lector.

1 comentario

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *